No concordaban mucho. De hecho, casi
nunca concordaban. Siempre se peleaban.
Y se retaban el uno al otro cada día. Pero
a pesar de sus diferencias tenían algo
importante en común: estaban locos el
uno por el otro.